Crónica Seis

Después de mi última crónica, he sentido un pánico horrible a que esto se conviertiera en un Reality-Blog. Afortunadamente, no va a ser así por el momento, ya que la crónica de hoy, sobre los números, llevo un tiempo posponiéndola. Vamos a ello:

Mientras en el Planeta Tierra los continentes se han ido separando poco a poco, dando lugar a parajes tan imponentes como el Himalaya, el Planeta Mundo ha evolucionado mucho más rápido, por lo que las consecuencias no tienen los cimientos tan sólidos. Una de estas consecuencias es la aparición, y posterior aplicación, de los números.

Básicamente, los números son como un ajedrez en manos de un niño de tres años: Son muy bonitos pero no sabes utilizarlos. Aún así, igual que el niño “juega” con el ajedrez (lanza las piezas, las amontona, hace torres…), nosotros “utilizamos” los números. Por ejemplo, se sabe que después del dos viene el tres, etc y que cada número es mayor que el anterior. Eso tiene una clara utilidad práctica: Contar.
Parece fácil, pero lo cierto es que las técnicas para hacerlo no han mejorado mucho y podría decirse que aún contamos con los dedos. No está mal si quieres contar cuantos días tiene una semana y cuantas tonterías van en esta crónica, pero en el momento en que no nos llegan los dedos, empiezan a verse las deficiencias de este método, dando lugar a manifestaciones de tres mil personas, ciento-quince-mil o aproximadamente dos millones si los ves desde arriba.

Ayer pude escuchar en la tele que unos 6 millones de medusas avanzaban hacia la costa. Parece una película de terror, pero al parecer es cierto. Como no he podido averiguar si el recuento lo hizo “El País” o “La Razón”, no voy a comentar mucho más de esta noticia, aunque parece claro que son un egg.

También ayer pude leer que “Un hombre mata a su mujer de 174 puñaladas y un corte en el cuello y luego se suicida con 90 cortes y puñaladas en las muñecas, cuello, pecho y abdomen”. Ignoro cómo saben que eran 174 y no 175 con dos en el mismo lugar, pero si las ha contado Grissom, me lo creo.

Y, por último (al menos por hoy), está el uso de los números que más me gusta. Como ya dije antes, se sabe que el tres va despues dél dos, pero más importante aún es que el tres es mayor que el dos. A medida que vas contando, los números van creciendo. Esto puede parecer una banalidad, pero nos permite comparar cosas y establecer una relación de mayor-menor entre ellas. Si una cosa es más grande, el número asociado es mayor. De igual forma, si un delito es más grave, la condena a cumplir es mayor. Por ejemplo, si matas a alguien de una puñalada, el delito es menor que si la matas de 40 puñaladas. Así, si por una puñalada te caen 3 o 4 años por asesinato, con 40 puñaladas es un asesinato “con ensañamiento” y te pueden caer 50 o 60. Si eres malo-maloso, y haces eso muchas veces, puedes llegar, por un lado, a condenas de 3516 años o 3 cadenas perpetuas consecutivas, y por otro, a manifestaciones de personas pidiendo el cumplimiento íntegro de las penas.

…Y el Planeta Mundo sigue creciendo y creciendo, como el Himalaya.

Anuncios

7 comentarios to “Crónica Seis”

  1. nattvakten Says:

    ¿Y qué tiene que ver Nacha Pop en todo esto? ¿Son acaso los instigadores de la invasión de medusas? Habrá que hacérselo mirar 🙂

  2. da-beat Says:

    Ya imaginé que alguien se daría cuenta de lo de Nacha Pop. Tampoco hablé de que si robas 1000 euros, te caen entre 2 y 5 años de prisión, mientras que si robas unos milloncejos, te pueden caer unos 15 días.
    Y tampoco, por supuesto, del uso de los números para inventar una serie absurda que determine cuando hay crónica y cuando no.
    Non ti preocupare, fue todo premeditado.

  3. (Anónimo) Says:

    De todo lo anterior se puede concluir que el tamaño SÍ importa.

    JAJAJAJA.

  4. negrasombra Says:

    Perdón, me olvidé de identificarme.

  5. da-beat Says:

    Mmmmm? ¿¿El tamaño?? De todo lo anterior yo concluiría que la cantidad sí importa, pero si una dama dice que el tamaño, pues va a ser que eso también.

  6. Anatolio Says:

    Hola a todos.
    Tengo alergia.
    Ya se que cada día es más corriente esto.
    Pero lo mío es grave, es “mío”, soy alérgico a LAS LEYES (de los políticos, de los gobiernos…).
    La leyes buenas no hace falta escribirlas…las seguiriamos todos sin que se nos presionara. Las demás son artilugios para beneficiar a unos a costa de los demás.
    Virus nocivo detectado por doquier: DINERO (Estampitas de colores que unos fabrican para manejar a los demás).
    ¿A que parece que esta alergia no es solo “mía”?. Saludos.

  7. da-beat Says:

    Gracias por tu respuesta, Anatolio. Veo que has comenzado el blog por el principio, así que siento darte tanto trabajo en el caso de que hayas decidido leerlo entero (casi me alegro de no ser tan “productivo”). Espero que el esfuerzo merezca la pena. Por lo pronto, estoy seguro de que la Crónica Trece te va a gustar…

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: