Crónica Siete

El Planeta Tierra es esa bola que flota en el espacio y que esta recubierta en un 75% de su superficie de agua. El Planeta Mundo, en cambio, es esa bola que flota en el espacio, recubierta en un $$% de su superficie de campos de golf y en la que el agua es un bien escaso. Una vez hechas las presentaciones pertinentes, comenzamos con la crónica del día, que hoy viene irremediablemente marcada por la fecha.

Hecho 1. El 11-S.
Es evidente que, al menos para los occidentales de mi generación, al escuchar “oncese”, “11-S” u “11 de Septiembre”, nuestro cerebro se pone en Modo Recuerdo (o Mode Remember, como ponen las instrucciones). Y así ha sido una vez más. Hoy todos hemos recordado aquellas imágenes de aviones, torres y escombros. Mi cerebro, en cambio, debido a su avanzado deterioro y su proximidad a la disolución, ha recordado especialmente las imágenes en las que se veía a personas humanas saltando desde el piso cincomil, con la vana esperanza de salvar la vida. Todos imaginamos el grado de desesperación que se tiene que alcanzar para hacer algo que, en otras circunstancias, sería calificado sin ninguna duda de “estupidez”. Y lo curioso es que no solo lo imaginamos, sino que lo comprendemos. Es por ello que ver o recordar esas imágenes no se nos hace extraño. Nunca nos ha ocurrido, pero sabemos que el único objetivo a corto plazo de aquellas personas era “salir de allí”, salir como fuese, incluso “arriesgando” su vida saltando desde la mesosfera.

Hecho 2. La otra cara de la moneda.
Todos hemos escuchado, pronunciado e incluso escrito alguna vez la expresión “la otra cara de la moneda”. No solo la hemos utilizado, sino que la mayoría de nosotros (incluido un elevado porcentaje de los que han cursado la ESO), sabemos lo que significa. Precisamente después del 11-S, esta expresión está perdiendo terreno frente a “daños colaterales” ya que, sin ser sinónimos, tienen significados similares. Yo, que como objeto probabilístico siempre he preferido el dado, propondría la expresión “una de las otras caras del dado”, ya que la experiencia me dice que las cosas no se reducen a dos lados opuestos. Pero en el caso que nos ocupa me parece mucho mas interesante la expresión “la misma cara de otra moneda” que, al no existir en nuestro vocabulario, no somos capaces de distinguir en la vida real.

Hecho 1 + Hecho 2 = Hecho 3. La misma cara de otra moneda del 11-S.
Nunca se nos ocurriría pensar que a las puertas del WTC hubiera personas pidiendo la documentación a los que salían, ni jefes diciéndoles “Tú vuelve a entrar, que estás en horas de trabajo”. Nos parecería una locura que alguien dijera “ya no puede salir más gente, que los hospitales están llenos” y colocara patrulleros armados para devolver al interior del edificio a aquellos que se saltaran la norma. Y nos parecería una locura a pesar de que lo estamos viendo todos los días en nuestras costas. En las últimas semanas hemos oído decir que en Canarias (y en España) ya no cogen más inmigrantes, que los que vengan serán devueltos. No nos damos cuenta que arriesgan su vida en pateras, cayucos y alambradas, porque su único objetivo a corto plazo es “salir de allí”. No comprendemos su desesperación a pesar de que los vemos “lanzándose al vacío”. No somos capaces de comprender que África es un edificio en llamas amenazando derrumbarse debido al hambre, el SIDA y las guerras. O quizá no queremos comprenderlo para no tener que aceptar que África sufre un ataque terrorista del que somos culpables, que no existe un 11-S africano porque no es un ataque terrorista puntual, con fecha que podamos recordar, sino que es un ataque terrorista continuo, todos los días del año. Están condenados a muerte y solo sabemos decirles “Lo siento, aquí ya no cabe más gente. Vuelve a entrar a la Torre Sur”.

Puto Planeta Mundo.

Anuncios

3 comentarios to “Crónica Siete”

  1. Radioactivo Says:

    Entienda usted querido amigo que lo que sucede en nuestro planeta mundo en el cual solo nos queda un 39% de agua para subsistir, y en el que los jardines y campos de golf se siguen regando a mansalva a la vez que oyes como en la tele te mandan ahorrar por tu bien escaso, es lógico que sucedan estas cosas del hambre, del terrorísmo, de la inmigración, etc…

    Dese usted cuenta que la vida de un senegalés no es lo mismo que la vida de un norte-americano, un senegalés a parte de vivir en casetas de barro y madera (como la casa de mi pueblo solo que la mía la han forrado de ladrillo hace poco) no tiene trabajo, es negro pero como el carbón y es un colonizado olvidado de la mano de Dios.

    En cambio un norte-americano solo es negro a veces y muy rara vez como el carbón, vive en rascacielos de ladrillo y hormigón, y es un colonizado mimado por la cobardía del resto del mundo que no se fija en que son más vulnerables que un senegalés.

    Sino fíjese usted en un aeropuerto Yanky, las inmensas medidas de seuridad que tienen y, fíjese en un aeropuerto africano en donde la gente entra a los aviones como un rebaño a su redil.

    En cuantos al problema de la inmigración me parece tan vergonzoso el trato que reciben como la manera de tratar la inmigración, y como les dejan salir del país de esa manera incontrolada dejando que unos pocos profesionales del sector se enriquezcan a costa del tráfico de personas.

    Estoy de acuerdo que hay un 11-S todos los días en África y que nadie hace nada de nada, en cambio pasa eso una vez en la vida en norte-américa y nos atoran con imágenes y reportajes sobre la tragedia, y digo tragedia porque eran curritos como nosotros los que murieron y no ellos, los señores de la guerra.

    No se preocupe usted querido amigo, esto acabará dentro de poco y cuando acabe serán los aviones los que se estrellen contra los depósitos del Canal de Isabel II y los pantanos de las Sierras del Guadarrama, Navacerrada, Somosierra, etc… porque habrá empezado la guerra del agua, y el petróleo habrá pasado a segundo plano, a no ser que lo conviertan en algo comestible, a parte de los gusanitos que dicen que llevan petróleo y el tabaco que dicen que muchos desayunan un cigarro al levantarse de la resaca un domingo por la mañana. Y menciono pantanos de Madrid porque si nadie se imagina norte-américa sin petróleo, yo no me imagino un Madrid sin agua, antes se la quitan a los murcianos que no tienen, que quedarse ellos sin agua, como norte-américa le quita el petróleo a los pobres para no quedarse ellos sin él.

    Así es nuestro planeta mundo, ¿o es un miniplaneta? porque a mi me parece muy pequeño comparado con Júpiter.

    Un saludo querido amigo mío

  2. da-beat Says:

    No, si eso lo entiendo. Si nos pusieran en Informativos Telecinco los testimonios de los familiares y amigos de todas las personas que mueren en África (esos del tipo: “Mobuto tenia 19 años y soñaba con estudiar medicina”, “Shawasha estaba en la plenitud de su vida, acababa de casarse con su segunda esposa y tenía un montón de planes”, o “Zuwadza estaba embarazada de su cuarto hijo”, ya sabes, esos a los que estamos tan acostumbrados), los informativos durarían mucho más, y soy de los que piensan que una hora ya es pasarse.

    PD: Cuando dices Norte-américa y norte-americanos, te refieres a Estados Unidos y estadounidenses, ¿no?

  3. Radioactivo Says:

    Esque yo creo que de Canadá solo existen Terrance y Philip, y Alaska es una cantante española.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: