Archive for 1 01+01:00 mayo 01+01:00 2007

Crónica Dieciocho

1 mayo 2007

Como científico y aspirante a matemático, uno está acostumbrado a buscar (o a encontrar sin buscar) patrones o hechos que se repiten. En mi cabeza hay una especie de chip que me dice que detrás de cada patrón puede haber una Ley Universal o algo parecido. Por ejemplo, uno advierte que el Sol sale por el Este y se pone por el Oeste, una y otra vez, todos los días. Así las cosas, no es difícil llegar a la conclusión (errónea, como sabemos) de que el Sol da vueltas alrededor de la Tierra. Si en un hecho tan simple como dos bolas que pululan por el Espacio, es tan fácil equivocarse por el mero hecho de estar en una de ellas, imaginad lo difícil que puede ser encontrar una Ley Universal en el Planeta Mundo, esto es, cuando hay personas implicadas.

Ese es el motivo por el que a continuación expondré los patrones observados, pero no me atreva a concluir nada. Los psicólogos, que son más temerarios, quizá ya tengan una respuesta. Yo, no.

ESCENA 1:
En el blog de Rafael Robles, a raíz de un post titulado Drogas, surgen comentarios en contra de lo expuesto por el autor, así como comentarios a favor. Rápidamente se produce una discusión, que se convierte, igual de rápido, en un intercambio de insultos y descalificaciones mejor o peor camufladas.

ESCENA 2:
Una banda terrorista mata gente. Todos están de acuerdo en que eso es malo y que el mundo sería más bonito sin ella. A pesar de eso, hay una cosa llamada «izquierda» y otra llamada «derecha» que, basta mirar nuestras manos, son opuestas (es curioso que solo una minoría, ignorada, se percate de que, además de opuestas, son complementarias, y por eso se pueden entrelazar). Comienza una discusión para, desde posturas opuestas, alcanzar el mismo fin. No tarda en convertirse en un intercambio de insultos y descalificaciones mejor o peor camufladas.

ESCENA 3:
Dos niños hablan de fútbol. Uno dice que el mejor es Ronaldo, el otro que Ronaldihno. Una especie de explosión termonuclear en el interior de nuestro cerebro, o cualquier otro elemento que se pueda calificar de Deus ex machina, nos impide escuchar la conversación. Cuando recuperamos el hilo, los niños están intercambiando insultos, sin camuflar (Ventajas de ser niño: no tienes que tener una carrera para decir lo mismo)

ESCENA 4:
Pongo la tele. La presentadora de un programa hace una pregunta. Los demás comienzan a insultarse, sin camuflar nada (Ventajas de cobrar por insultar: puedes saltarte los pasos intermedios)

Observo unos cuantos hechos más que siguen el mismo algoritmo, pero he seleccionado estos por una cuestión de niveles: niños, profesores, famosos y políticos, lo que me lleva a pensar que quizá no exista la Ley Universal mencionada al principio, sino que unos comportamientos sean, simplemente, reflejo de los otros.

Sí me interesa dejar mi reflexión (que no mi conclusión) sobre todo esto. En parte porque se podría calificar de «optimista» y puede compensar un poco a la Crónica anterior (no pesimista, sino apocalíptica). Y mi reflexión es una escena imaginaria en la que una persona ve una flauta y dice: «Mira, una flauta«. Otra persona mira y ve una bolsa roja de piel y dice: «No es una flauta, es una bolsa roja de piel«. Y aquí, en vez de ponerse a discutir, llamándose ciegos e ignorantes uno al otro, juntos dicen: «Pues si uno ve una flauta y el otro una bolsa roja de piel, quizá estemos viendo una gaita«.


A %d blogueros les gusta esto: