Crónica Dieciocho

Como científico y aspirante a matemático, uno está acostumbrado a buscar (o a encontrar sin buscar) patrones o hechos que se repiten. En mi cabeza hay una especie de chip que me dice que detrás de cada patrón puede haber una Ley Universal o algo parecido. Por ejemplo, uno advierte que el Sol sale por el Este y se pone por el Oeste, una y otra vez, todos los días. Así las cosas, no es difícil llegar a la conclusión (errónea, como sabemos) de que el Sol da vueltas alrededor de la Tierra. Si en un hecho tan simple como dos bolas que pululan por el Espacio, es tan fácil equivocarse por el mero hecho de estar en una de ellas, imaginad lo difícil que puede ser encontrar una Ley Universal en el Planeta Mundo, esto es, cuando hay personas implicadas.

Ese es el motivo por el que a continuación expondré los patrones observados, pero no me atreva a concluir nada. Los psicólogos, que son más temerarios, quizá ya tengan una respuesta. Yo, no.

ESCENA 1:
En el blog de Rafael Robles, a raíz de un post titulado Drogas, surgen comentarios en contra de lo expuesto por el autor, así como comentarios a favor. Rápidamente se produce una discusión, que se convierte, igual de rápido, en un intercambio de insultos y descalificaciones mejor o peor camufladas.

ESCENA 2:
Una banda terrorista mata gente. Todos están de acuerdo en que eso es malo y que el mundo sería más bonito sin ella. A pesar de eso, hay una cosa llamada “izquierda” y otra llamada “derecha” que, basta mirar nuestras manos, son opuestas (es curioso que solo una minoría, ignorada, se percate de que, además de opuestas, son complementarias, y por eso se pueden entrelazar). Comienza una discusión para, desde posturas opuestas, alcanzar el mismo fin. No tarda en convertirse en un intercambio de insultos y descalificaciones mejor o peor camufladas.

ESCENA 3:
Dos niños hablan de fútbol. Uno dice que el mejor es Ronaldo, el otro que Ronaldihno. Una especie de explosión termonuclear en el interior de nuestro cerebro, o cualquier otro elemento que se pueda calificar de Deus ex machina, nos impide escuchar la conversación. Cuando recuperamos el hilo, los niños están intercambiando insultos, sin camuflar (Ventajas de ser niño: no tienes que tener una carrera para decir lo mismo)

ESCENA 4:
Pongo la tele. La presentadora de un programa hace una pregunta. Los demás comienzan a insultarse, sin camuflar nada (Ventajas de cobrar por insultar: puedes saltarte los pasos intermedios)

Observo unos cuantos hechos más que siguen el mismo algoritmo, pero he seleccionado estos por una cuestión de niveles: niños, profesores, famosos y políticos, lo que me lleva a pensar que quizá no exista la Ley Universal mencionada al principio, sino que unos comportamientos sean, simplemente, reflejo de los otros.

Sí me interesa dejar mi reflexión (que no mi conclusión) sobre todo esto. En parte porque se podría calificar de “optimista” y puede compensar un poco a la Crónica anterior (no pesimista, sino apocalíptica). Y mi reflexión es una escena imaginaria en la que una persona ve una flauta y dice: “Mira, una flauta“. Otra persona mira y ve una bolsa roja de piel y dice: “No es una flauta, es una bolsa roja de piel“. Y aquí, en vez de ponerse a discutir, llamándose ciegos e ignorantes uno al otro, juntos dicen: “Pues si uno ve una flauta y el otro una bolsa roja de piel, quizá estemos viendo una gaita“.

Anuncios

14 comentarios to “Crónica Dieciocho”

  1. Juanjo Muñoz Says:

    Después del post anterior esperaba esta actualización con todas las ganas del mundo (no el planeta, mi “mundo”). Como parte implicada en la primera escena me arrepiento de haber participado, cuando en realidad pensaba en los niños de la escena 3, que reciben demasiadas influencias de la 4, y los de la 2 no hacen nada, o lo que hcen es mejor que no lo hicieran.

    Me ha parecido genial lo de la gaita, genial. En clase suelo pedirles a los alumnos que describan el mar desde varios puntos de vista:
    -El de un pescador que pasa en él ocho horas diarias.
    -El de un turista de sol y playa.
    -El de un calamar.
    -El del propio mar.
    -El suyo.
    Evidentemente el mar es la suma de varias perspectivas. ¿O el mínimo común múltiplo? No sé. Me quedo pensándolo con lo de la gaita, a ver si me aclaro.

    Un saludo.

  2. protágoras Says:

    Es interesante saber como aparece el arrepentimiento, es decir, el odio dirigido contra uno mismo.
    Demuestra que el cristiano es banal: tu llamas a la “metáfora” insulto camuflado. Ahora bien, “drogadicto”, “hipomaniaco” y “desequilibrado” en boca de un inexperto -no es psiquiatra- es una indecencia virulenta de carácter público.
    El aristócrata no da hasta que no le dan: no es cristiano y, por tanto, no pone la otra mejilla. Sin embargo hace uso de la metáfora como “dispositivo de guerra” (G. Deluze).
    Salud.

  3. Juanjo Muñoz Says:

    Da-beat, tengo en demasiada estima esta casa tuya como para responder eso que leo aquí arriba. Etiquetadores de la Filosofía los ha habido y habrá siempre. Me parece bien ver a Nietzsche por todos lados, a mí siempre me ha gustado, por eso no lo uso.
    Saludos (sigo pensando lo de la gaita).

  4. da-beat Says:

    No te preocupes, Juanjo. Aquí el debate es “sobre otra cosa”, así que no tienes que contestar. De hecho, yo tampoco lo voy a hacer, no por desplante , sino precisamente, para evitar caer en otra discusión sin sentido.

    Protágoras, no voy a responder tu comentario, pero sí te agradezco mucho tu tiempo y te invito, de verdad, a que leas otras crónicas y que las comentes, incluso puedes comentar de nuevo esta. Sigo pensando que podemos aprender mucho unos de otros, y me gustaría conocer tus puntos de vista. He echado un vistazo a tu blog y prometo hacerlo con más tiempo y contestar algún post, especialmente el de La Gran Colada. Precisamente hace pocos días hablé de algo parecido con un amigo, sobre las similitudes entre una rave y las danzas tribales. De hecho, esta crónica iba a tratar sobre ello en un principio.

    Un saludo a los dos.

  5. Juanjo Muñoz Says:

    ¿Patrones? Pero ¿las excepciones confirman las reglas o las desmienten? ¿Sigue una gaita siendo una gaita si no existiera el planeta mundo sino el planeta tierra? ¿Hay patrones que encontrar o nos los inventamos? ¿El Universo está escrito en lenguaje matemático? Mal-ben dito el día que empecé a leerte. 🙂

  6. Ángel Encinas Says:

    Empecé a leer tu post hace más de una hora. He seguido los enlaces que propones y me metí en el chapoteo creado en el post de Rafael Robles. Tus intervenciones allí marcan el sentido de este fantástico post, que en mi mente se emparenta con el de Juanjo sobre la “Aceleración mental en Internet”.

    Y es que he quedado agotado de tanto girar la cabeza tratando de seguir, como en un partido de tenis, el intercambio de golpes dialécticos. No me interesa para nada porque siento que pierdo el tiempo. Ninguno miraba la gaita, le importaba poco quién la tocaba, y, menos aún el lugar o contexto en el que se soplaba. Sólo buscaban dar un buen golpe dirigido a las partes blandas en la que encajarle una metáfora o una dejada ortográfica al contrario (incluido el autor del blog).

    Cuando he vuelto a leer tu post he encontrado el norte. Se puede ser contundente en las posiciones propias sin tratar de descalificar al otro o negándole cualquier cuartel. El combate en el que tendemos a convertir todo debate sólo sirve para afirmar la intolerancia y el fanatismo.
    El problema es posible que resida en el punto de partida:¿De qué estamos hablando y sobre quiénes?. Como bien sabes, porque has participado en los post de mi blog sobre el alcohol, escamotear el referente de la discusión, los niños y los jóvenes, distorsiona el debate hasta llevarlo al absurdo del “allá tú” cuando un niño quiere cruzar una calle llena de veloces vehículos.

    Piensas entonces que estás con esos colegas que solucionan los problemas del mundo en la barra de la cafetería y a sus alumnos les dicen displicentes aquello de “Yo estoy aquí para hacerle un favor a la Administración, que mi sitio es la Universidad. Así que os recomiendo que os busquéis la vida, que yo me limitaré a lo que me han enseñado allí: dictar apuntes y examinar”.

    En fin, Da-beat: este magnífico post me ha recordado que con la confrontación no se crece, sólo se endurece y esclerotiza el pensamiento. Por eso me parece profundamente educativo. Creo que en el contenido y la forma (las formas) coincide con lo que hay que enseñarles a los alumnos: saber escuchar al otro sin caer en la descalificación personal.

    He escrito el comentario en dos ratos. Entre medias he encontrado de pura casualidad en el colorín dominical de El País, que casi nunca leo, un magnífico artículo de Javier Cercas: “Radicales de salón”. Cambiamos salón por cafetería o sala de profesores y se entiende perfectamente.
    Un abrazo.

  7. da-beat Says:

    Juanjo, te parafraseo: Que Ángel se pase una hora para escribir el comentario, ¿confirma o desmiente tu teoría de “Aceleración Mental en Internet”? Si te “lamentalegras” de empezar a leerme porque te surgen muchas preguntas, entonces yo me alegro, sin ningún lamento.

    Ángel, ante todo, muchas gracias por tu tiempo. En tu comentario encuentro varios de los problemas que tendríamos que solucionar. La transformación de debates en discusiones está tan extendido, que es uno de los difíciles, aunque la solución (teórica) es sencilla: cambiar de referentes. Creo que es de lo poco que aprendí en la carrera, que la Historia de la Ciencia está llena de errores y rectificaciones, unas veces con interesantísimos debates (como el Universo Estacionario vs. el Big Bang) y otras veces con la intolerancia como arma (Teoría Heliocéntrica vs. Teoría Geocéntrica). Por eso me gusta la evolución de la ciencia. Hoy en día los científicos, con más o menos recelos, siempre están abiertos a nuevas propuestas.

    Pero desgraciadamente, para la mayoría de la población, el referente no son los científicos, sino los protagonistas de las escenas 3 y 4 de la Crónica. Y así mal vamos.

  8. Juanjo Says:

    Jejeje, “touché” da-beat. Confirma que Ángel es un lector atento, pero la teoría sigue intacta en su absoluta provisionalidad, es decir, es una mentira que, provisionalmente y mientras no me la desmientan, considero “verdadera”. Creo.

    Saludos.

    P.D. No me has respondido: ¿Crees que los patrones existen o los inventamos? 🙂

  9. da-beat Says:

    ¿Hay patrones que encontrar o nos los inventamos? ¿El Universo está escrito en lenguaje matemático?

    No me puedes preguntar a mi esas cosas, mi respuesta no es objetiva. Aún así, visto tu interés, responderé.

    En el Planeta Tierra (incluido el Universo), sin el ser humano, te doy un sí rotundo, a las dos cuestiones. Los patrones (en el sentido de repetición de hechos) existen. De ahí que tengamos tantas fórmulas físicas que nos permiten saber lo que va a pasar (ejemplo: el próximo eclipse total de Sol visible en España (el norte) será el 12 de Agosto de 2026, y comenzará a las 17:02 UT. Y aquí están los tiempos para el 4 de Septiembre de 2100. Como puedes ver en los enlaces, la precisión es de décimas de segundo. ¿Podríamos saberlo si el Universo no estuviera escrito en lenguaje matemático?

    Ahora el Planeta Mundo: Quizá duela reconocerlo, pero lo único especial de nuestras vidas es que son las nuestras. Cualquier cosa que nos ocurre ya le ha ocurrido a miles de personas antes y le ocurrirá a otras tantas después. Incluso a veces nos ocurre a nosotros mismos varias veces. Conoces personas “nuevas” y te das cuenta de que ya las conocías, aunque no con ese nombre y esa cara. Un día te dices: “Esta persona es única, me he enamorado”, pero en nuestra vida nos enamoramos 3 o 4 veces, conociendo a unos miles de personas. En el mundo hay seis mil millones.

    Solo queda la pregunta “¿El ser humano (y su comportamiento) está escrito en lenguaje matemático?” No voy a responder, pero pregúntale a un publicista. Saben mucho más que yo, que solo divago.

    PD: Tu teoría yo también la creo cierta. En lenguaje físico, estaría representada por el Hamiltoniano H0. Los comentarios largos son una perturbación de segundo orden. Eso solo mejora la teoría, no la invalida.

    Un saludo.

  10. gabbahead Says:

    Querido Da-beat, quisiera preguntarle si hay una solución matemática al problema de los fines de una discusión ya que últimamente por un conflicto generado en mi oficina (que no viene al caso describir) siempre que trato ese tema acabo discutiendo con la otra persona y esta a su vez finaliza ridiculizando y hasta despreciando mi persona con palabras poco adecuadas y mal sonantes para un centro de trabajo (según mi criterio), en vez de darme una respuesta coherente, a lo que yo siempre finalizo la conversación marchándome y dejando la discusión, siempre con una cordial despedida, para cuando se les asiente el cerebro y se conviertan de nuevo en personas cívicas y tolerantes.

    Lo peor es que a nosotros no nos pagan por crear confrontaciones absurdas entre compañeros, por eso siempre finalizo la conversación.

    Creo que esto es por lo que caracteriza al género humano, irritado por naturaleza y con un espíritu destructivo y egoísta también por Naturaleza. Sin mencionar el peligro que representa un señor vestido de traje y corbata (de todo menos nada bueno), y por cierto yo también voy de corbata. O a lo mejor es por lo que describe Vd. en la escena nº 3. Un saludo compañero, y no deje de despertar nuestra curiosidad y el interés que su blog genera.

  11. da-beat Says:

    Claro que hay una solución matemática. Necesitas evaluar las variables que intervienen en la discusión, si son directa o indirectamente proporcionales a la duración de la misma, y el tipo de proporcionalidad (lineal, cuadrática…) Analizando unas cuantas discusiones se podría obtener la constante de la ecuación, con la que habríamos concluido el estudio y tendríamos una fórmula aproximada. Después solo quedaría perfeccionarla con pequeños ajustes.

    En cualquier caso, te recomiendo la Fórmula Clásica: “Dos no discuten si uno no quiere”, en la que el tiempo de la discusión tiende a cero.

    PD1: Es curioso como se acaban mezclando mis dos blogs…
    PD2: ¿Vas de corbata?
    PD3: Creo que Juanjo se hará muchas preguntas sobre la primera frase de tu último párrafo. Yo también.

  12. Juanjo Muñoz Says:

    Da-beat: antes que nada disculpa mi tardanza en contestarte, ando muy liado. En realidad imaginaba tu respuesta, pero me ha encantado leer tu razonamiento 8enlaces fantásticamente elegidos incluidos). En realidad yo no tengo tan claro que los patrones y números pre-existan antes del planeta mundo y seamos nosotros quienes los descubramos. Existe otra posibilidad, forzamos nuestras percepciones. Es decir, vemos así porque así podemos medir, sumar, restar, predecir. Claro que esto nos llevaría al complejo tema del planeta tierra no mundanizado y de si lo que en él habría sería ni siquiera pensable. no me inclino ni por una ni por otra solución, pero está claro que la de la preexistencia de patrones y la “creencia” en la escritura previa del Universo en lenguaje matemático nos deja más tranquilos. lógicamente nos llevaría a otro tema que creo que se sale del post: ¿Si está escrito en lenguaje matemático será obra de algún tipo de inteligencia? ¿O el mero azar siempre lleva a la matemática? Interesantísimi el tema, desde luego, y gracias por llevarnos hasta él.

    Gabbahead: “Creo que esto es por lo que caracteriza al género humano, irritado por naturaleza y con un espíritu destructivo y egoísta también por Naturaleza”. Esta frase tuya, como apunta bien da-beat, da mucho que preguntarse, desde luego. ¿No será más bien “irritado por Sociedad” que “por Naturaleza”? ¿Existe realmente una naturaleza específicamente humana? Esta última pregunta en el fondo nos devuelve al tema de los patrones. preexistentes, inventados, aplicados, intuidos, creados o como queramos.

    Es un gustazo este intercambio con vosotros. Un abrazo. efectivamente, ando muy liado, en muchos sentidos, sin tiempo y con demasiadas preguntas. ¿Es “demasiadas” matematizable? Quizás lo mismo que “muy pocas”? 🙂

  13. gabbahead Says:

    La verdad, despues de pensarlo un poquito más, es que tiene Vd. razón, la irritación es por la Sociedad, la que hemos creado, cada vez más estresante y fría. Y la irritación en su máximo explendor la encuentro siempre conduciendo, y los coches no surgieron por Naturaleza.

  14. gabbahead Says:

    …lo que no cambia en mi pensamiento es que los humanos somos destructivos por Naturaleza. De todas maneras me sigo quedando con la escena nº3, es la que más se acerca a mis queridos “compis” ya que son como niños. Por cierto, Da-beat, lo primero gracias por el favor (todos somos Humanos y nos equivocamos, afortunadamente). Y lo segundo es que sí voy de traje y corbata, ¡aunque es más feo! pero ya estoy acostumbrado y muy guapo con él (es que si no me lo digo yo no me lo dice nadie), ya le enseñaré a Vd. una foto mía ya que solo una persona ha sido la afortunada en verme de esta guisa, sin contar a mi querida madre.

    Un saludo compañeros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: